Somos «su gente»

El señor ministro de exteriores no tiene otra idea mejor que hablar de los españoles cono «nuestra gente». Esta expresión de indudable tufillo fascista, da a entender que los españolitos somos tontos y necesitamos que alguien se preocupe de nosotros y nos cuide; por supuesto, ellos, aunque no sé en base a qué inspiración divina han decidido que ellos son los preparados y los demás somos los tontos. Hace poco pude ver la película Arde Mississipi; el alcalde racista hablaba de «nuestros negritos»; parece que no hemos cambiado mucho. Y el tema es más grave si pensamos que este tipo es el que va por ahí contando «divertidas» anécdotas del general Franco (así, con reverencial respeto). Si le añadimos al «gracioso» del señor Montoro, al que le parece que la situación actual y los parados son motivo de risa. Y si lo aderezamos con los deseos hacia los parados que tienen algunos diputados del PP (ya saben: «que se jodan»). Y si mientras nos tiene que sacar de la crisis uno de sus culpables, que no se caracterizaba además por dar buenos consejos de inversión. Y lo rematamos con un presidente desaparecido en combate. Añadamos una oposición patética, sin fuerza y que actúa como si no hubieran tenido nada que ver en lo que tenemos. Pues lo que no entiendo es cómo todavía no ha habido una rebelión masiva de toda la ciudadanía (ojo, no llamo a la rebelión, no sea que me acusen de algún delito, sólo me sorprendo de que no se produzca).

«Quien lucha, puede perder; quien no lucha, ya perdió» (Anónimo).

    Los comentarios están cerrados.